2 de diciembre de 2012

Baby, come back to me

No puedo evitar ver mi blog y emocionarme.
Pues ver las miles de entradas buenas o malas que tiene,
el tiempo que les he dedicado, los momentos que he relatado, las emociones que he tenido...y la libertad.

Pues en un blog si que tienes libertad para expresarte, sin que nadie te juzge, sin que nadie sepa quien eres, el blog es la manta bajo la que nos escondemos cuando lloramos y, a la que le agradecemos tanto que nos escuche, que compartimos también aquellas sonrisas más tontas.

Así que, aunque ahora en la facultad, tengo menos tiempo que nunca, voy a intentar volver. A retomar, porque en este caso, el tiempo ha sido bueno.

"El tiempo es tan malo como bueno", el malo daña, y mucho.

1 comentario:

Lucy dijo...

Me alegra volver a verte por aquí cielo, te he echado de menos, aunque yo también he estado un poco perdida...
Un placer volver a saber de ti ;)